DOMINGO SANTO (O DE RESURRECION) 



Historia del Domingo Santo y de la Resurrección de Jesús. 

De acuerdo con la mitología cristiana, el Domingo de Pascua es el día en el cual Jesús salió de su sepulcro. Este hecho es fundamental para el cristianismo. La historia cuenta que en cuanto se hace de día, tres mujeres van al sepulcro donde Jesús estaba enterrado y ven que no está su cuerpo. Un Ángel les dice que ha resucitado. Van corriendo donde está la Virgen con los Apóstoles y les dan la gran noticia: ¡Ha resucitado! Pedro y Juan corren al sepulcro y ven las vendas en el suelo. El desconsuelo que tenían, ayer, se transforma en una inmensa alegría. Y rápidamente lo transmiten a los demás Apóstoles y discípulos. Y todos permanecen con la Virgen esperando el momento de volver a encontrarse con el Señor.

 

SEMANA SANTA
Semana santa (también llamada Pascua) es considerada como la festividad más importante del año cristiano, incluso más que Navidad. 
León I -Sermo xlvii in Exodum- la llama la máxima fiesta (festumfestorum), y dice que la Navidad se celebra sólo como preparación para la Pascua. En marzo o abril, la Semana Santa celebra la Resurrección de Jesús de los muertos luego de la crucifixión. Es también la fiesta más antigua de la Iglesia Cristiana, tan vieja como el Cristianismo, y el vínculo que une al Antiguo y el Nuevo Testamento. 
En el cristianismo occidental, Pascua marca el fin de los cuarenta días de la Cuaresma, un período del ayuno y penitencia en la preparación para Pascua que comienza el Miércoles de Ceniza y termina el Domingo de Resurrección. La semana antes de Pascua es muy especial en la tradición cristiana: el domingo anterior es el Domingo de Ramos, y los tres días anteriores al Domingo de Resurrección son Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado Santo. Los primeros tres días conmemoran, respectivamente, la entrada en Jerusalén, la última cena de Jesús y la Crucifixión. Oficialmente, las festividades de Pascua concluyen con el día Pentecostal. 
En el cristianismo oriental las preparaciones comienzan con la Gran Cuaresma. Después del quinto domingo de la Gran Cuaresma es la Semana de Ramos, que termina con el Sábado de Lázaro (Día en el cual, de acuerdo al mito cristiano, Jesús resucita a Lázaro). A su vez este día, es el cierre oficial de la Gran Cuaresma. El día después del Sábado de Lázaro, es el Domingo de Ramos, Semana Santa, y finalmente el Domingo de Pascua. 

 

DOMINGO DE RAMOS
Si bien no es una fecha exacta, tradicionalmente se festeja el domingo antes del Domingo de Resurrección, y constituye una celebración de la entrada de Jesús en Jerusalén en los días antes de su ejecución. En la iglesia occidental debe caer siempre en uno de los 35 días entre el 15 de marzo y el 18 de abril.
La iglesia católica llamó originalmente oficialmente este domingo el Segundo Domingo de la Pasión; en 1970 la designación formal fue cambiada. Concomitante a esta revisión, la semana entera antes de que fuera Pascua fue redesignada como la Semana de la Pasión (antes llamada "Semana Santa" oficialmente, y todavía designada así por el público en general). En la liturgia de la Semana de la Pasión, ramos y palmas son bendecidos fuera del edificio de la Iglesia y una procesión entra, cantando, promulgando de nuevo la entrada en Jerusalén. Estas palmas se juntan en muchas iglesias que se quemarán más adelante como la fuente de las cenizas usadas en los servicios del Miércoles de Ceniza. 
En la Iglesia Ortodoxa del este, el Domingo de Ramos a menudo se llama La Entrada en Jerusalén, y es el principio de la Semana Santa. El día antes de que sea el Sábado de Lázaro (recordando la resurrección de Lázaro de entre los muertos). En este día los creyentes preparan a menudo los ramos anudándolos en cruces en la preparación para la procesión del domingo. 
La mitología judeo-cristiana dice que diez siglos antes había entrado en la ciudad construida por David su hijo Salomón montado en un borrico. Las gentes de la ciudad aclamaron al hijo de David con gritos de hosanna. Por otra parte la profecía de Zacarías dice que el Rey de Israel entraría en la ciudad del monte Sión sobre el lomo de un pollino como rey de paz y como símbolo de los nuevos tiempos (un pollino en lugar de su madre). La borrica simboliza al antiguo Israel, el pueblo de la Antigua Alianza. El pollino aún no montado por nadie es la montura real y mansa del rey de la nueva alianza. Era costumbre entre las gentes reunidas para la Pascua recibir con gritos y cánticos a los nuevos grupos que llegaban. 

LUNES SANTO
Historia de los eventos que se sucedieron en Lunes Santo y la expulsión de los mercaderes del Templo de Jerusalén. 

A media mañana, luego de dormir en el pueblo de Betania, en la casa de Lázaro, Marta y María (sus mejores amigos), Jesús sube andando a Jerusalén, ubicada a unos cuatro kilómetros. El hambre hace que se detenga en medio del camino. Se acerca a una frondosa higuera, la cual a pesar de estar llena de hojas, no había higos, entonces la maldijo, por no tener frutos, causando su sequía. Al llegar a Jerusalén, se dirige hacia el templo y lo encuentra lleno de comerciantes y vendedores haciendo negocios. Los echa del templo, diciendo que es un lugar sagrado de oración y que se debe tratar con respeto. Por la tarde pasa por el monte de los olivos en el camino de vuelta a Betania.
MARTES SANTO
Sobre como Jesús es ungido en Betania por María. 
El Martes Santo, Jesús se queda en Betania. Simón, el leproso que había sido curado por Jesús, invita al Señor a comer en su casa, por lo agradecido que le estaba. Mientras están comiendo, entra en la casa una mujer del pueblo llamada María; rompe un frasco de perfume carísimo y lo echa a los pies del Señor. Los besa y los seca con sus cabellos. A María le regañaron, ya que podría haber vendido el perfume para dárselo a los pobres, pero Jesús la defendió diciendo: "esto ha sido como una preparación para mi entierro". El mito cristiano sostiene que es en este momento en el cual anuncia Jesús su muerte, causando un gran pesar entre sus discípulos. 

MIÉRCOLES SANTO
Historia de la confabulación de Judas Iscariote para delatar a Jesús. Anexo de textos bíblicos (Mateo 26. 14-16; Marcos. 14. 10-11; Lucas. 22. 3-6; Juan 11. 45-57)
El Miércoles Santo es el día que Judas se puso de acuerdo con los enemigos de Jesús para entregárselo por el precio de 30 monedas de plata. Es entonces cuando Judas busca a los jefes del pueblo judío y les dice: "¿Qué me dais si os lo entrego?". Ellos se alegraron y prometieron darle dinero. 
JUEVES SANTO

Historia del Jueves Santo, la última cena y la captura de Jesús.

Por la mañana del Jueves, Pedro y Juan prepararon la cena en Jerusalén. A la tarde llegaron al Cenáculo. Allí Jesús lavó los pies de sus discípulos uno a uno. Una vez sentados a la mesa, celebra la primera Misa y luego les ordena sacerdotes a los Apóstoles para que, en adelante, ellos celebren la Misa. Judas salió del Cenáculo antes, con el fin de entregarle. Jesús se despidió de su Madre y se fue en dirección al huerto de los Olivos. Una vez allí, los discípulos que había pedido acompañarle se durmieron. Entonces llegó Judas con todos los de la sinagoga y le da un beso (señal convenida para señalar al indicado). Entonces, le cogieron preso y todos los Apóstoles huyeron. Lo llevaron al Palacio de Caifás, donde residía el Sumo Sacerdote. Le interrogan durante toda la noche por lo cual no logra conciliar el sueño. 

VIERNES SANTO 

Historia de la captura, juicio, crucifixión y muerte de Jesús.

Al amanecer del Viernes Santo capturan a Jesús mientras rezaba en el huerto de los Olivos. Deciden condenarle y lo llevan a Pilato. Este se lava las manos y lo somete a un juicio, donde le escupieron, le azotaron, le pusieron una corona de espinas, le cargaron con la cruz y le clavaron en ella. Jesús recorre Jerusalén con la Cruz. Al subir al Calvado se encuentra con su Madre. Simón le ayuda a llevar la Cruz. Alrededor de las doce del mediodía, le crucificaron. Para certificar la muerte, le traspasaron con una lanza. Por la noche, entre José de Arimatea y Nicodemo le desclavan, y dejan el Cuerpo en manos de su Madre. Son cerca de las siete cuando le entierran en el sepulcro. Judas, arrepentido, se ahorcó.

SÁBADO SANTO 

Historia del Sábado Santo, de los funerales de Jesús y de su sepulcro. 

El Sábado Santo Jesús yace en su tumba y los apóstoles creen que todo se acabó. Todo el día sábado su cuerpo descansa en el sepulcro Pero su madre, María, se acuerda de lo que dijo su hijo: "Al tercer día resucitaré". Los Apóstoles van llegando a su lado, y Ella les consuela. 

MATEO

27:62 Al día siguiente, que es después de la preparación, se reunieron los principales sacerdotes y los fariseos ante Pilato. 

27:63 diciendo: Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después de tres días resucitaré. 

27:64 Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos de noche, y lo hurten, y digan al pueblo: Resucitó de entre los muertos. Y será el postrer error peor que el primero. 

27:65 Y Pilato les dijo: Ahí tenéis una guardia; id, aseguradlo como sabéis. 

27:66 Entonces ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia.